Aislamientos térmicos en Madrid

Lunes a Viernes de 9h00 a 20h00

reducción factura calefacción gracias al aislamiento térmico

Reduce las facturas energéticas gracias al aislamiento térmico

Como dicen los sabios “la mejor manera de ahorrar es no gastarlo”, por ello, es necesario que dotemos el hogar del mejor aislamiento, que es una de las formas más eficaz de reducir el consumo eléctrico de tu vivienda.

Ahorrar energéticamente es sinónimo de tener un buen aislamiento en nuestro domicilio. Hasta el 99% de los hogares en nuestro país experimentará necesidades de calor debido a un defecto o insuficiencia. Además, España se posiciona como uno de los países europeos que más energía compra, lo que significa que se derrocha algo de dinero y se emite más dióxido de carbono.

Aislamiento térmico, ¿cómo ahorrar energía?

Un buen aislamiento térmico es una gran manera de ahorrar energía. Se estima que cada hogar puede ahorrar entre un 30% y un 70% en energía, lo que también se anota en los recibos correspondientes.

¿Dónde se produce la pérdida de calor? Suele pasar por fachadas y cubiertas. Esto significa que se recomienda invertir en un buen sistema de aislamiento. Hay muchos tipos.

1. Aislamiento externo de paredes externas.

SATE o sistema de aislamiento térmico exterior

Los Sistemas de Aislamiento Térmico Exterior (SATE) son soluciones técnicas para optimizar la eficiencia energética de los edificios. Según estadísticas de la industria, estos consumen el 40% de la energía del país, esta es una razón muy importante para regular el consumo de energía y buscar el uso eficiente de la energía, ya existen regulaciones nacionales y europeas, lo que llevó a crear esta regulación.

La principal diferencia entre el sistema SAT y otras soluciones de aislamiento es que los paneles de aislamiento se ubican en la superficie exterior del edificio. Estos paneles también están protegidos por un revestimiento exterior que ayuda a mejorar el acabado y la estética de la propiedad.

Fachada Ventilada

El sistema consiste en fijar un aislante con estructura metálica en la fachada. Este aislamiento puede estar hecho de diferentes materiales, pero generalmente está hecho de lana mineral. La estructura metálica tiene la función de formar una celda de aire, lo que contribuye a un mejor y más eficiente aislamiento.

2. Inyección de aislante

Este método de aislamiento térmico consiste en inyectar espuma de poliuretano en las cámaras de aire de las paredes. Además de su excelente capacidad, este producto tiene otras ventajas. También reduce el ruido exterior, no es tóxico ni genera microorganismos, y tiene una vida útil de unos 50 años. Además, es reciclable y respetuoso con el medio ambiente. El poliuretano moldeado por inyección se obtiene mediante la reacción química de dos sustancias: isocianato y poliol. Combinados con altas temperaturas y la cantidad adecuada de presión, crean este tipo de aislamiento.

3. Aislamiento interior: revestimiento

Este revestimiento es instalado en las paredes de una casa para cubrir las paredes con aislamiento. Puede ser de diferentes tipos como pladur, poliestireno expandido, lana mineral, etc. Esto mantiene la temperatura de la calefacción en el interior y evita que se escape. Esto lo convierte en una excelente manera de ahorrar energía. Existen tres tipos de revestimiento:

  • Omega: La adhesión de los paneles se realiza con perfiles roscados. La superficie a cubrir debe ser lisa y completamente seca.
  • Directo: Se utiliza pasta adhesiva para la fijación a la pared.El espacio habitual debe ser de unos 10 mm. Si se instala en una pared irregular, la alineación está determinada por la protuberancia.
  • Autoportante: El revestimiento se atornilla sobre una estructura metálica que tiene espacio para permanecer aislado en zonas de espesor variable. Cualquiera de estos aisladores te ayudará a ahorrar mucha energía ya disfrutar de un hogar más confortable.

Instalar paneles solares en casa

Si bien no es un método de aislamiento, la instalación de paneles solares en su hogar es el complemento perfecto para la eficiencia energética de un hogar bien aislado y de bajo consumo.

El consumo energético propio de España ya no está penalizado tras la derogación del llamado «impuesto al sol». En lugar de preocuparnos por las dificultades legales ahora, podemos centrarnos en la inversión que significa un paso hacia la energía solar fotovoltaica para la economía doméstica y comenzar a ahorrar en las facturas mensuales de electricidad.

A la hora de plantearnos instalar paneles solares en nuestra casa, debemos tener claro cuál es la finalidad:

Reducir el consumo en la red, o el 100% del  autoconsumo de energía.

Dependiendo de si queremos reducir en cierta medida el consumo energético de la red, o ser lo más autosuficientes posibles para cubrir el 100% del consumo energético de la vivienda, tenemos que instalar más o menos módulos y baterías. Tenemos que recordar que la vida útil de un panel solar es de unos 25 años, y la vida útil de una batería para acumular energía es aproximadamente la mitad.

Supongamos que queremos nuestra propia electricidad que depende al 100% de la energía solar. El consumo medio anual de electricidad de un hogar es de unos 3.500 kWh. Si tenemos en cuenta las baterías que necesitaremos reponer en unos años, necesitaremos una instalación fotovoltaica que capte alrededor de 10.000 Wh, lo que supone una inversión de entre 6.000 / 10.000 euros. Convertida a la economía del hogar, a los precios de la luz hoy, la inversión en paneles solares tarda aproximadamente 19 años en amortizarse, pero después tendremos 8 años de consumo completamente gratis, lo que supone un ahorro de más de 3700 euros, (considerando el precio fijo de la electricidad vigente).

Se puede observar que la inversión inicial trae grandes beneficios a la economía del hogar a largo plazo, y si se considera que estos precios anuales de electricidad tienden a la alza, las facturas de electricidad ahorradas por los hogares de autoconsumo pueden aumentar.

Atrévete a dar este paso y empieza a ahorrar en el consumo eléctrico con energías renovables. Es importante tener en cuenta que existen subvenciones para placas solares que están disponibles para todos los hogares que desean consumir parte o la totalidad de su energía por sí mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.